Neil McQuade

Ayer hizo exactamente una semana que me comunicaron la muerte de uno de mis mejores amigos, a pesar  de la diferencia de edad, puesto que el había nacido un año mas tarde que mi madre, 1954 y yo en el 1979, desde la primera vez que coincidimos allá por el año 2000 en tierras bretonas durante el Festival Interceltico de Lorient, congeniamos perfectamente y mantuvimos el contacto desde entonces.
Durante este tiempo, Neil visito mi casa en varias ocasiones, siempre tratando de hacer coincidir estas visitas con festivales o campeonatos de bandas de gaitas, ocasiones que aprovechaba para tratar de transmitir todos los conocimientos que atesoraba sobre percusión para banda de gaitas. A pesar de haber tocado toda su vida con una banda de 3ªB (ya os explicare como funcionan las clasificaciones en posteriores entradas) la experiencia acumulada durante todos sus años de cajista era inimaginable e impagable para un chaval que acababa de empezar en esto como era yo en aquellos años.
Gracias a el, aprendi la importancia de los matices, aprendi a afinar cajas, a afinar timbales y a afinar el bombo, me decidi a introducir partituras con diferentes voces de timbal, me enseño la importancia de los unísonos y respuestas en las partes de caja, aprendi que las partituras han de ajustarse a las capacidades de cada uno de los miembros del cuerpo de percusión y aprendi que lo mas difícil y complicado no siempre es lo mejor.
Neil y yo en Newcastle. Año 2008
A lo largo de estos años, me ayudo a mejorar a nivel personal y a nivel equipo, ademas de a mantener un buen ambiente dentro del cuerpo de percusión, me enseño que somos un pequeña familia. Y llegue a sentirlo parte de mi familia. Hablábamos cada poco, por teléfono o internet y le pedí consejos innumerables veces, a lo que el siempre tenia una respuesta pero nunca una imposición, ni una verdad absoluta. Sigue leyendo