Material nuevo, ¿por qué?

Bueno, después de haber hecho una entrada dedicada a los factores positivos de reutilizar material usado en las bandas, creo que me veo obligado a realizar un post dedicado a la necesidad, o importancia de comprar material nuevo.

La compra de material nuevo para una banda es un gasto importante como ya comentamos en una entrada anterior y es normal que nos planteemos si realmente es necesario ese gasto, máxime si nos encontramos con la circunstancia de poseer ya un equipo de percusión en la banda. Pero estos instrumentos no son eternos a pesar de parecer irrompibles, varias veces he oído a algunos directores de bandas o tesoreros, “Mientras que sigan sonando cuando se les cambia el parche, ¿Para que comprar otras nuevas?” Pues bien existen varias razones:

  1. Hay piezas en la caja que se desajustan y no se pueden reajustar, creándose holguras y pequeños fallos que influyen en el sonido final del tambor.
  2. Hay piezas que tienen rosca (todos los tornillos y sus hembras) que con el uso van perdiendo su dibujo o se pasan de rosca, con lo que su capacidad para mantener tenso el parche disminuye, repercutiendo obviamente sobre el sonido final del tambor.


    Es verdad que esas piezas se pueden reponer, cambiar los tornillos e incluso redibujar la rosca en la hembra, pero en esos casos, me atrevería a afirmar que el dinero y el tiempo invertido no merecen la pena, dependiendo, claro esta de la capacidad adquisitiva de la banda en cuestión.

  3. Las marcas están en una continua investigación para mejorar el rendimiento de los tambores, reducir el peso, aumentar la durabilidad de los materiales,… Y es una pena estancarnos en un modelo por cabezoneria, en lugar de aprovecharnos de esos avances, siempre que el aspecto económico de la banda lo permita, porque… ¿quien no cambio de coche alguna vez cuando éste aun funcionaba por tener radio cd, o ABS, o dirección asistida….?
  4. Y por ultimo pero no por esto menos importante tenemos el factor estético, los tambores sufren un desgaste importante con el uso que se les da en Asturies, pasacalles, procesiones, romerías,… y los instrumentos posados en praos, en asfalto, en piedra,… al principio con mucho cuidado pero según pasan los años van surgiendo los rayones y los abollones. Esto perjudica enormemente a la imagen de una banda y ademas a la sección de percusión le hace mucha ilusión estrenar percusión de vez en cuando. Si a todo eso le añadimos que las marcas cada vez lanzan colores y efectos nuevos,…. Si la banda puede permitirse comprar cajas nuevas… ¿Por qué seguir con lo viejo? Ademas siempre podemos revender nuestros viejos instrumentos y de esta manera ayudar a bandas con menor poder adquisitivo y abaratar la inversión que se va a realizar.

Por esta ultima razón me reafirmo en lo importante que es mantener los instrumentos en buen estado, así como activar un mercado de segunda mano que solo podría beneficiar a todos. Las bandas pequeñas con poco poder adquisitivo podrían acceder a percusiones de segunda mano en buen estado a un precio asequible, y bandas con un mayor poderío económico podrían vender sus instrumentos en buen estado a estas bandas y abaratar el coste de una equipacion nueva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s