Alex Duthart (Historia de un entierro)

Una vez el Gran Alex nos dejó, como ya relate aquel desgraciado día de Acción de Gracias, se organizo un funeral para despedir a este revolucionario de la música como se merecía.

En el cementerio de su localidad natal Cambusnethan, se reunieron personalidades de la música y de la percusión de todo el mundo, pero el momento mas emotivo se produjo a la salida del ataúd de la iglesia, cuando una “multitud” de tamboriteros, alumnos suyos en su mayoría se dispusieron a interpretar su popular “Salute to Max Rayne”.

Comenzaron a tocar el solo cerca de 50 cajistas, pero poco a poco y según iban pasando las notas, los ojos de todos se fueron aguando recordando vivencias y experiencias con el Gran Maestro, hasta que tuvieron que empezar a parar, no siendo capaces de terminar de tocar la partitura completa, cegados todos completamente por la emoción. Sin duda un momento inolvidable, para un hombre inolvidable.

Desde aquel momento, la interpretación del “Salute to Max Rayne” a la salida del ataúd, se ha convertido en una tradición en todos los funerales de hombres destacados de la percusión de bandas de gaitas, tales como Bert Barr, Jim Hutton, y otros tantos que por desgracia nos han ido abandonando, no sin antes dejar el relevo a los jóvenes, transmitiendo sus conocimientos para que todos los avances conseguidos por ellos gracias a su duro trabajo no quedaran en el olvido. Sin duda, otro aspecto en el que son un ejemplo a seguir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s