Nombres de las notas

Muchas veces he oido a gente preguntarse de donde viene el nombre de las notas musicales y, aunque no tenga mucho que ver con la percusión, por aquello de que en una caja, solo podemos hacer dos sonidos diferentes y no llegan a ser ninguna altura determinada, me parece un tema interesante para el blog, asi que espero que os resulte de utilidad.

El sistema moderno tiene sus orígenes en las neumas (del latín: curvado), símbolos que representaban las notas musicales en piezas vocales del canto gregoriano, hacia el siglo VIII. Inicialmente, las neumas eran simples trazos que representaban intervalos y reglas de expresión, estaban posicionadas sobre las sílabas del texto y servían como soporte sobre cómo ejecutarlo para los que ya conocían la música. Sin embargo, este sistema no permitía que personas que nunca la hubieran oído pudiesen cantarla, ya que no era posible representar con precisión las alturas y duraciones de las notas. Para resolver este problema las notas pasaron a ser representadas con distancias variables en relación a una línea horizontal que representaba la posición de la nota Sol, de manera que el resto quedaban definidas por correlación, pero se perfecciono el sistema mediante la introducción de otras dos lineas, para agregar posteriormente otra mas y establecer el denominado tetragrama. Este sistema de pauta de cuatro líneas, con la utilización de claves permitían alterar la extensión de las alturas representadas. Inicialmente el sistema no contenía símbolos para las duraciones de las notas ya que eran fácilmente inferidas por el texto a cantar. Hacia el siglo X, cuatro figuras diferentes se introdujeron para representar duraciones relativas entre las notas.

Gran parte del desarrollo de la notación musical deriva del trabajo del monje benedictino Guido de Arezzo (aprox. 992 – aprox. 1050). Entre sus contribuciones están el desarrollo de la notación absoluta de las alturas (en la que cada nota ocupa una posición en la pauta de acuerdo con la altura deseada). Además de eso, fue el idealizador del solfeo, sistema de enseñanza musical que permite al estudiante cantar los nombres de las notas.

Para tal fin les otorgo nombre a las notas, tomando como base el himno a San Juan Bautista, “Ut Queant Laxis”. Este himno tiene la particularidad de que cada estrofa empieza en una nota diferente con lo que llamo a cada nota igual que la primera silaba de cada estrofa, quedando Ut-Re-Mi-Fa-Sol y La. Más tarde se decidio a añadir el Si, que es la abreviatura de Sancte Ioanis. Posteriormente y para facilitar la pronunciacion jJovannin Donni, se cambio la nota Ut por el termino Do (primera silba de su apellido), quedando como reslutado la escala que hoy en dia conocemos Do-Re-Mi-Fa-Sol-La-Si.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s